El mundo cambia constantemente, y con ello nuestros hábitos de consumo. Ya no compramos igual que hace 5 años. Es por eso que ya no debes vender como lo harías hace 5 años.

Hoy veremos algunas de las diferencias entre el marketing tradicional, al inbound marketing. Que es la forma en que las marcas de hoy en día se están dando a conocer.

¿Qué rayos es el inbound marketing?

Digamos que es una metodología en donde usamos distintos canales, contenido, herramientas, así como técnicas de marketing y publicidad para acompañar a nuestros prospectos en su camino a ser nuestros clientes.

Algo así como cuando quieres ligarte a alguien.

Tranquil@, lo explicaré mejor.

La publicidad se está mudando a internet.

Sé que hace años estábamos (sí, hablo en pasado) muy acostumbrados a ver anuncios de marcas en la TV, recibir volantes mientras caminamos por la calle, buscar algún servicio en la sección amarilla.

Si bien, esas “prácticas” se siguen utilizando, hoy en día la publicidad se está mudando a internet.

Analicemos las diferencias entre el marketing tradicional contra el inbound marketing.

En el marketing tradicional, los objetivos de toda campaña están enfocados a llegar a un montón de personas casi casi al azar. Sin embargo esta práctica puede llegar a ser un poco subjetiva, pues los resultados muchas veces no son “medibles del todo”.

¿Cómo sabes si los volantes que entregaste en la calle te beneficiaron? ¿O que a la gente le interesó tu comercial en la TV y por eso te compraron?

¿Lo mides por tus ventas?

¿O sea que si no aumentaste tus ventas en el mes en donde repartiste esos volantes, o te anunciaste en la TV, tu campaña fracasó?

El inbound marketing lo que busca no es ir tras TOOOOODAS esas personas, sino que su principal objetivo es ATRAER. Sí, atraer a todos esos posibles clientes.

¿Cómo lo hacen?

Bueno, para ello te muestro las fases del inbound marketing:

Atraer

Hay muchas formas de atraer a extraños. Sí, primero hay que atraer a un montón de gente (luego hablaremos de los túneles de conversión). El punto es que, algunas de las formas para lograr este paso es a través de marketing de contenidos (el cual también veremos), canales como blog, redes sociales, SEO, analíticas, etcétera.

La idea de este paso es hacerles saber que existes a la mayor cantidad de personas posibles.

______________________________________________________

Aquí quiero hacer una pausa. ⚠🔈‼

“Really Rubi?”

Sí.

Antes de hacer todo esto, y lo que sigue. Tienes que tener un plan de marketing súper definido, con tus objetivos, KPI’s concretos. Y, el primer paso para hacer esto es pensar en tu buyer persona.

Aquél cliente ideal.

Tienes que saber todo sobre ellos. O al menos tener la mayor cantidad de información posible sobre sus hábitos de consumo, qué buscan, cuál red social usan, qué tipo de contenido consumen más, etcétera, etcétera.

Con el tiempo puede que te des cuenta que te has equivocado y que tu buyer persona no es quién pensabas y tal vez debas enfocarte en otro segmento. *se parece tanto al amor* pero bueno, eso lo aprenderás con la experiencia.

Continuemos.

______________________________________________________

Una vez que lo logras, te crearás una audiencia. Es decir, personas que comparten el contenido que creas, personas que te leen, que entran a tu blog o sitio de manera orgánica sin que tú se lo pidas.

Si tienes un mensaje claro, si creas contenido relevante para ellos, si tu landing page o tu call to action es llamativo te darán su email, o cualquier dato que, de acuerdo a tus objetivos necesites. Es ahí cuando pasamos al siguiente paso.

Convertir

Bien, ya tienes los leads, ¿qué haces con toda esa info?

¿Enviar mails?

¿Hacer llamadas? (aburrido) 😴

¿Enviarles un mensaje en WhatsApp?

Todo esto dependerá de tu estrategia.

Este es un punto importante, por eso es que debes tener una estrategia determinada antes de ponerte en contacto con esas personas que confían en ti. Es importante que consideres qué canales son los que ellos preferirían para ser contactados.

Sus hábitos de compra, todo.

Cierre y seguimiento

No creas que vender es la última fase. Debe de existir un seguimiento, una forma de retener a tus clientes.

Hacer que te compren nuevamente. Que te recomienden.

Esto lo puedes hacer a través de un CRM (customer relationship management).

¿Enviarles promociones y cupones de descuento por email?

¿Contenido gratuito?

¿Eventos?

¿Comunidad?

Poco a poco estaremos viendo algunas herramientas que te ayudarán a agilizar y tomar decisiones más concretas en cada paso.

Recuerda, el inbound marketing trata de encaminar a nuestros usuarios hacia el camino a la compra con un seguimiento hermoso. No hay que engañarles en ningún momento.

Hoy en día tenemos compras más informadas. Tenemos acceso a muchísima información a unos cuantos clicks.

Y, por supuesto, a diferencia del marketing tradicional, con el “marketing moderno” podemos medir y tomar decisiones más inteligentes.

Hoy en día es muy fácil compartir nuestras buenas (y malas) experiencias con las marcas.

Recuerden, nuestra reputación es lo más importante.

Por cierto, la semana pasada comencé con mi primer tema en #MarketeandoAndo. Donde te envío noticias, herramientas y cosas geniales que están ocurriendo en el mundo de Growth Hacking.

Suscríbete AQUÍ. ¡Es gratis! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *